Andrés Antonio Gorbea y Gancedo: Fundador de la ingenieria moderna en Chile


A partir del siglo XVII, sobre todo, la presencia de los ayaleses en América fue en aumento, por eso no es difícil encontrar rastros de su actividad en diferentes países sudamericanos. En esta ocasión nos vamos a centrar en Andrés Antonio Gorbea y Gancedo.
Este personaje nació en Menagaray el 1 de diciembre de 1792. En su juventud fue protegido por su tío, Sebastián de Gorbea, secretario del Arzobispo de Toledo, quien acogió al joven Gorbea, le nombró paje suyo y le envió a estudiar al Seminario de Nobles de Vergara. Este lugar destacaba por el estudio de las ciencias físico-matemáticas y su fama traspasaba las fronteras de España.

Gorbea destacó en sus estudios y pronto fue seminarista mayor desempeñando la ayudantía de Física y Matemáticas superiores. Se le ofreció continuar como profesor en Vergara pero, fiel a su protector, resolvió renunciar a esta carrera y regresó a Toledo. Ingresó en el ejército y se trasladó a la Academia de Ingenieros Militares en Alcalá de Henares.

Durante la invasión de las tropas francesas, este ayalés participó en la campaña bajo las órdenes del General Castaños. Después enseñó matemáticas en Toledo, donde con 22 años era ya catedrático, y finalmente se trasladó a Madrid, donde se casó con Ana Mª de Baltar.

Las persecuciones políticas tras las revueltas de los años 20 le obligaron a pasar a Francia, donde completó sus estudios superiores con Gay-Lussac. Ded allí pasó a Londres donde conoció los preparativos que hacía el General Mina para invadir la Península, quien le ofreció el cargo de Jefe de Estado Mayor, que rechazó.

En estas circunstancias, el gobierno chileno le ofreció un empleo. El 12 de mayo de 1826, llega a Valparaiso para hacerse cargo de la cátedra de Matemáticas, esforzándose por traducir y adaptar los mejores tratados de física y matemáticas de la época. Se encargó de formar a la primera generación de ingenieros de la República de Chile.

Cuando se fundó la Universidad de Chile, nuestro personaje fue nombrado primer decano de la Facultad de Ciencia Físicas y Matemáticas (1843), cargo en el que fue reeelegido hasta su muerte. También se le encargó la dirección del Cuerpo de Ingenieros Civiles, asumiendo la supervisión de las obras públicas. Puso en práctica la lLey General de Caminos cuya redacción definitiva le fue consultada.

Gorbea formuló el primen plan orgánico de estudios matemáticos y organizó la facultad universitaria. Entre sus discípulos se distinguieron algunos vasco-chilenos. así ocurre con Pío Agustín Olabarrieta que escribió un tratado de topografía y agrimensura para la Escuela Militar, y con Ramón Picarte Muxica, cuyas nuevas tablas de logaritmos fueron acogidas en los medios europeos.

La muerte de Gorbea en 1852 cerró el ciclo inicial de la ingeniería chilena moderna. Sin su magisterio, sin la traducción de los tratados, sin sus informes técnicos y sin los ingenieros que siguieron su ejemplo, Chile no habría podido asumir el camino ascendente de progreso que ofreció la segunda mitad del siglo y que culminó con obras tan significativas como el viaducto del Malleco.

No hay comentarios: